Activity

Vidreres Tossa mejorada v5

Download

Author

Trail stats

Distance
33.85 mi
Elevation gain
3,524 ft
Technical difficulty
Difficult
Elevation loss
3,478 ft
Max elevation
1,306 ft
TrailRank 
21
Min elevation
19 ft
Trail type
One Way
Time
5 hours 27 minutes
Coordinates
2245
Uploaded
February 18, 2024
Recorded
June 2021
Be the first to clap
Share

near Vidreres, Catalunya (España)

Viewed 7 times, downloaded 1 times

Itinerary description

El punto de partida es el aparcamiento del polideportivo a la entrada del pueblo (80 m). Nos dirigimos a cruzar la C-35 y nada más cruzar el puente entramos en unos campos de cultivo donde la República instaló un campo de aviación militar durante la Guerra Civil. Enseguida dejamos a la derecha el bosque de Can Puig donde todavía se pueden encontrar tres trincheras y los restos de un horno para fabricar vidrio. Poco después vamos a visitar el Castell de Sant Iscle (3,5 km; 145 m) desde el que el vizcondado de Cabrera dominaba la vía de comunicación Girona – Barcelona. Un corto descenso y entramos en un bosque dominado por la mano del hombre que construyó los tres pantanos de Can LLobet para nutrirse de agua para el cultivo (5,7 km; 132 m). Seguimos subiendo por esta pista secundaria hasta que conectamos con una de principal que nos lleva a la masía y a la ermita prerrománica de Santa Susanna de Caulès (9,8 km; 340 m). Un esfuerzo más y llegamos a un amplio cuello (10, 7 Km; 380 m; del que sale un camino señalizado a la izquierda que nos lleva al mirador del Puig Ventós con una amplia panorámica sobre la llanura de la Selva). Seguimos y nos acercamos a la necrópolis ibérica del Pi de la Lliura, datada a finales de la edad de bronce, entre 850 – 550 aC pero cuyo hallazgo se produjo en 1999. Seguimos la pista por el bosque y empezamos a descender hasta llegar a un arroyo, un par de repechones y llegamos a una pista principal (18 km; 87 m) a la altura de la urbanización La Fermina, a las inmediaciones de Tossa. Seguimos descendiendo a base de repechones. Llegamos a un camping (20 km; 52 m), un sendero al lado de la riera y poco después de coincidir con el camino de vuelta giramos a la derecha por una pista de rampas de subida exigentes (21 km; 48 m) y después cogemos un sendero escondido, maltrecho por la lluvia y las motos, que tenemos que hacer a pie pero que nos permite llegar a la GI-682 (23,2 km; 165 m). Si hemos superado más de 100 m de desnivel cuando casi hemos llegado y estamos a nivel de mar, como alternativa podemos utilizar el camino de vuelta mucho más apacible y frecuentado). En esta carretera enlazamos con el GR-92 (un sendero balizado blanco y rojo que recorre todo el litoral de Catalunya desde Portbou hasta Castellón y el Camí de Ronda, balizado en verde en este tramo, lo que nos va a permitir llegar triunfalmente a la playa de Tossa (26,3 km) pasando por el mirador des Cards y el Xalet Vermell y siempre siguiendo el Camí de Ronda. Este es el camino que utilizaban los pescadores y sus familias para moverse entre las calas y avistar su vuelta y la Guardia Civil para vigilar a los contrabandistas. Encontraremos un tramo de escaleras pero la llegada por el mirador, avistando el castillo y la playa de Es Codolar, justifica el esfuerzo.

Después de refrescarnos, comer y curiosear (podemos acercarnos a la pastelería Tomás a comer uno de los merengues que popularizó Ava Gadner) empezamos a volver y para ello utilizaremos el Camino del Peregrino, balizado en azul y blanco y es fácil de seguir. En este tramo encontraremos tramos rotos debido a la tormenta Gloria de enero del 2020 y tramos de pista en buen estado. Cada 20 de enero, el padre peregrino cumple anualmente con su voto para mantener alejada la peste de Tossa. El voto consiste en peregrinar desde Tossa hasta la iglesia de Sant Sebastià en Santa Coloma de Farners. Antes, nos detendremos en el coll de Terra Negra (39 km; 260 m; carretera GI-681) donde el pare pelegrí reúne a los presentes al grito de “Ja hi sou tots?” (¿Ya estáis todos?) repetido en tres ocasiones. De nuevo, tramos de pista rotos y nos plantamos en la iglesia y urbanización de Santa Seclina, Can Poc, restaurant i pont del Molí, cruzamos la C-35 por un túnel (44,7 km; 140 m), subimos a un altiplano que nos conduce a Sant Maurici (49 km; 143 m; ermita y restos del castillo) y encaramos el último repechón del día a la altura del pantano de Can Llop (50,5 km, 100m) para entrar plácidamente en Vidreres.

Més traks i propostes a https://www.bttpirineus.org

Comments

    You can or this trail