Activity

Canchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá

Download

Trail photos

Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá

Author

Trail stats

Distance
12.86 mi
Elevation gain
4,199 ft
Technical difficulty
Moderate
Elevation loss
4,199 ft
Max elevation
5,015 ft
TrailRank 
32
Min elevation
2,224 ft
Trail type
Loop
Time
8 hours one minute
Coordinates
2014
Uploaded
July 22, 2023
Recorded
July 2023
Share

near Vegas de Domingo Rey, Castilla y León (España)

Viewed 73 times, downloaded 1 times

Trail photos

Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá Photo ofCanchera y charco de la Serpiente desde Vegas, vuelta por collado de la Majá

Itinerary description

Tras varias exploraciones, finalmente encuentro el día adecuado para liarme la manta a la cabeza y tirarme para abajo por las salvajes pendientes de valle del río Hurdano.

Desde Vegas subo a la Canchera por el camino normal puesto que ya tendré ración suficiente de salvajismo en un rato... Sin novedad llego a la cima en la típica 1h40 que ya tengo validada. Paro a beber y comer una manzana, y me dirijo al Este por la cuerda, hasta la base del pico del Carajal donde he establecido el posible itinerario de bajada al camino del valle en mis anteriores incursiones. Se trata de la falda de este pico, más rocosa que el resto de la zona, aún con jaras y arbustos pero de densidad aceptable. También he fichado un barranco o cauce de torrente seco que debería ayudar.

Hoy tengo todo el día por delante y no hace excesivo calor, así que cuando llego al punto clave en la base del pico me tiro para abajo sin presión de tiempo. Como digo es muy salvaje y desagradecido, pero esto hará las delicias de quienes buscan aventura y exploración. Abstenerse quienes esperen caminos o sendas marcadas y fáciles de seguir.

Voy buscando el itinerario por donde buenamente pudo. Alterno canchales de roca muy rota con el mismo barranco seco. El terreno está muy descompuesto y hay que probar bien donde se pone el pie y el peso del cuerpo, porque a veces la tierra se desmorona bajo la zapatilla, y no queremos torcernos un tobillo aquí solos en el culete del mundo donde Cristo perdió el sayo.

Por la parte central de la bajada me peleo con jaras y escobas que me dejan los pantalones mininos, y ya casi llegando al camino me toca incluso una destrepadita sabrosona. Y entonces ya, el camino!!

No sé bien cuánto habré tardado pues he bajado muy concentrada; quizá una hora solo en bajar estos 200 metrillos. Al final técnicamente la bajada no es especialmente complicada, solo incómoda, pero lo peor sin duda es el factor psicológico ya que como siempre, y en medio de esa pendiente salvaje y remota, no hay ni el Tato, no vi un alma, y la sensación de soledad realmente abruma.
Durante la bajada un pensamiento machacón me ronda constantemente la cabeza, y no es otro que el capitán Ernst Shackleton. Si él y sus hombres fueron capaces de atravesar las Georgias del sur después de haberse cruzado el Antártico en bote de remos, cómo no iba a yo a conseguir completar este mínimo recorrido por las colinas del sistema central.....

Ya en el camino la sensación de aislamiento se atenúa un poco aunque la soledad sigue aplastando, y lo sigo hacia las profundidades del valle hasta que por fin llego al charco de la Serpiente, que la verdad no me decepciona pues es un rincón muy cuco y salvaje, el agua es cristalina y fría como para tardar un par de minutos en armarme de valor para zambullirme en compañía de una rana que sorprendentemente no se asusta y se queda a mi lado todo el tiempo que estuve allí. Una gozada el refresco!

Me pongo en marcha al cabo de un rato y tomo el mismo camino de vuelta, que me lleva serpenteando por la ladera a media altura con vistas geniales. Enseguida se empieza a ver la presa de Robledo, y al rato llego al cruce de caminos donde puedes: a) bajar a la presa y de ahí a a la pista de La Huetre, b) continuar recto por el camino panorámico a La Huetre a mayor altura, muy recomendable y ya recorrido hace un par de años, o c) subir al collado de la muerta o de la Majá. Yo debía tomar la opción c) pero sabía que abajo junto a la presa hay una fuente, y aunque aún me queda un litro de agua ésta se ha calentado demasiado. Así que lo valoro y me tiro para abajo con la esperanza de encontrar agua fresca. Implica perder 200m, pero estoy a tope y la promesa del agua me da fuerzas. Y sí, había agua aunque solo un hilillo y relativamente templada.

De ahí subo otra vez y enseguida alcanzo el collado, que da vista al llano salmantino y a la carretera/pista de Porteros a donde llegaré después de bajar por cómoda pista. Una vez en la pista de Porteros, me doy otro bañito refrescante en el río Chico y ya completo los últimos 4km de vuelta a Vegas.

Viva la exploración!

Comments

    You can or this trail