Activity

Manteigas (Circular Sur)

Download

Trail photos

Photo ofManteigas (Circular Sur) Photo ofManteigas (Circular Sur) Photo ofManteigas (Circular Sur)

Author

Trail stats

Distance
24.55 mi
Elevation gain
4,642 ft
Technical difficulty
Difficult
Elevation loss
4,642 ft
Max elevation
4,949 ft
TrailRank 
49 5
Min elevation
2,193 ft
Trail type
Loop
Time
4 hours 27 minutes
Coordinates
12758
Uploaded
April 8, 2023
Recorded
April 2023
  • Rating

  •   5 1 review
Be the first to clap
5 comments
Share
-
-
4,949 ft
2,193 ft
24.55 mi

near Manteigas, Guarda (Portugal)

Viewed 68 times, downloaded 0 times

Trail photos

Photo ofManteigas (Circular Sur) Photo ofManteigas (Circular Sur) Photo ofManteigas (Circular Sur)

Itinerary description

CONSEJOS:
La ruta la tengo marcada como difícil por tener varios tramos en los que es obligatorio cargar con la bici. El tramo de llega al Pozo del Infierno es especialmente empinado y si no estás acostumbrada/o a empujar la bici por una fuerte pendiente te recomendaría que buscases una alternativa para llegar a este Pozo. También hay alguna bajada “técnica” y si sumamos los 1400 metros de desnivel acumulado hace que la calificación la tenga ganada. Ahora bien, la ruta es totalmente recomendable, y si la combinamos con la ruta https://es.wikiloc.com/rutas-bicicleta-electrica/manteigas-circular-norte-130862787 tendremos una visión total de la Sierra de la Estrella. Haciendo estas dos rutas, no necesitarás hacer otras porque lo habrás visto casi todo en la zona. No hay mucha agua en la zona, una fuente en “El Pozo del Infierno” y poco más.

DESCRIPCIÓN:
Aparcamos en la entrada de Manteigas y después de unos cientos de metros por sus calles salimos por una pista de tierra. Al kilómetro y medio de la salida empieza la primera de las rampas ciclables pronuncias. Esta subida tiene 4 kms. siendo la parte inicial la más inclinada. Una vez pasada esta primera subida, tenemos un descenso hasta el río Zézere. Desde aquí una nueva subida, esta vez por pistas nos va introduciendo en el bosque hasta que en el kilómetro 12’6 llegamos al tramo de empujar la bici por una rampa muy pronunciada. Salimos de esta rampa a una carretera y poco después al “Pozo del Infierno”. Desde aquí seguiremos subiendo atravesando partes del bosque arrasadas por el incendio de agosto de 2022 y transitaremos por la parte alta de la ruta con unas vistas espectaculares de la zona más escarpada de la Sierra de la Estrella. Llegamos a la carretera por ella bajamos muy rápido hasta el kilómetro 30’0. Un camino estrecho y bastante oculto (se puede bajar en bici, pero hay que ser muy hábil) nos lleva al fondo del valle, y ciclamos paralelo al río Zézere. Cruzamos el río por un puente, y ya en la otra ladera, en el kilómetro 33’5 llegamos a la segunda rampa que tendremos que empujar la bici. Esta rampa no es tan “dura” como la primera, y una vez arriba encontraremos una pista que nos parecerá una maravilla y que de forma descendente los devolverá a Manteigas. (La entrada en Manteigas es por una corta bajada técnica que termina en una iglesia, y a partir de aquí circularemos por las calles de esta ciudad hasta llegar al coche).
En cualquier caso, como digo en otras rutas, teniendo el track en el teléfono o GPS, las descripciones están un poco de más.

MANTEIGAS:
Tras la reconquista de los territorios a los musulmanes, los reyes y algunos poderosos señores de la nobleza y el clero fundaron cabildos y Manteigas no fue una excepción. Desde finales del siglo XI, todo el país ha sido testigo del asentamiento de lugares ocultos. Un ejemplo llamativo fue el distrito de Guarda, uno de los favoritos de nuestros primeros reyes.
La atribución de fuero era, por tanto, una medida encaminada a fomentar el asentamiento en tierras de difícil acceso y el desarrollo de cultivos de escasa rentabilidad. Con los musulmanes como principal enemigo y ante el peligro inminente de incursiones procedentes de Badajoz y Cáceres, D. Sancho I llevó a cabo una profunda reordenación del territorio para consolidar lo conquistado, una preocupación por poblar las zonas fronterizas para consolidar la defensa. Además, era de suma importancia adecuar las leyes a las poblaciones que regían sus actividades, sus costumbres y que se centraban en cuestiones relacionadas con su protección y tributación.
Es en este espíritu que D. Sancho I concedió fueros a Gouveia (febrero de 1186), Covilhã (septiembre de 1186), Folgosinho (octubre de 1187), Centocellas, actual municipio de Belmonte (1199) y Guarda (noviembre de 1199).
Históricamente, Manteigas nació oficialmente entre 1186 y 1188. Aunque su partida de nacimiento -carta de fuero otorgada por D. Sancho I- se ha perdido en el tiempo, no cabe duda de la promulgación de tal diploma, como el Fuero de 1514, que es el fuero que guarda el municipio, hace referencia expresa a la existencia de un fuero otorgado por D. Sancho I:
«Creemos, por carta del rey don Sancho, que los tributos, foros y derechos reales en dicha villa fueron dados y habrán de ser cobrados y pagados en adelante de la manera y forma siguiente...»
Del análisis resumido hecho de la cronología de los fueros en la región, se presume que Manteigas tuvo su primer fuero entre 1186 y 1188, pues Seia recibió carta de fuero en 1136, Gouveia y Covilhã en 1186 y Folgosinho en 1187, hay en ninguno de estos documentos se hace referencia alguna a Manteigas en relación con los límites de estos municipios, lo que hace pensar que el Fuero Foral de Manteigas es posterior a 1187, pudiendo aceptarse el año 1188 como de creación del fuero y el municipio
Aunque no existen registros que hagan referencia a la ocupación de Manteigas antes del siglo XII, existen indicios que hacen creer en la probable existencia, ya en época romana, de un asentamiento de cierta importancia en la zona donde hoy se ubica Manteigas. reservas Tras analizar la toponimia, el sitio de Campo Romão puede asociarse a un lugar fortificado ocupado por el hombre en la época romana.
Otro lugar cercano a S. Gabriel llamado Vargem do Castro se asocia a una ocupación más antigua que la romana, ya que la designación crasto > castro, indicativa de un recinto fortificado, puede corresponder a ruinas o restos arqueológicos de un tipo de poblamiento, del Cobre Edad Media y la Edad del Hierro, anteriores a la llegada de los romanos a esta comarca.
Otro rastro pudo ser la existencia de una lápida en la antigua Iglesia de Santa María que conmemoraría el paso de Julio César por esta comarca, al frente de sus tropas, fechada en el año 50 a. C. Su desaparición está ligada a la reconstrucción de la fachada de dicha iglesia en 1876, donde se encontraría incrustada la placa o su inserción en los cimientos de la Iglesia de Santa María cuando ésta fue reconstruida en 1935.
También se habrá encontrado, en la primera o segunda década del siglo. XX, en Ribeiro dos Bacelos, cerca de Tinte, en Manteigas, moneda romana, un «denario» de plata, todavía de la época de la República romana, quizás hacia el 112 a. C., acuñada por Manius Aemilius Lepidus (información citada en un artículo del periódico local Ecos de Manteigas, n.º 341, del 01-12-1969).
En cuanto al paso de pueblos germánicos (suevos y visigodos) no hay referencia. Pero se habla de pueblos musulmanes en un emirato que apoyará la Leyenda de Alfatema, la leyenda de una princesa mora encantada, asociada a la reconquista por los cristianos de los territorios ocupados por los moros a partir del 710.
Naturalmente, son datos insuficientes que merecen algunas reservas, pero que deben tenerse en cuenta. De hecho, hasta el año 1220 no hay ningún documento que mencione la villa de Manteigas, y esta fecha se refiere a Sameiro, que sólo fue adscrito al municipio de Manteigas en 1835 tras la reorganización administrativa de D. María II. El término Sameiro aparece en una carta concedida ese año por D. Guilherme Raimundes, que pretendía poblar una finca que poseía en riba mondego, et est in termi no felgosino. Una de las disposiciones se reproduce aquí:
«Vizino de vila noua per totum regnum Portugal non pectet calumnia nisi per foro de Zameiro»
Antiguas referencias a Manteigas aparecen en las Consultas de D. Afonso III, de 1258, sobre los impuestos en especie que pagaban los habitantes de Manteigas. Para saber qué pertenecía a la Corona y qué estaba abusivamente en manos de particulares, el monarca realizó pesquisas por todo el país. En cuanto a Manteigas, los informantes registraron los siguientes impuestos: vino, cebada, vaca, cerdos, ovejas, cabritos, huevos, mantequilla, miel, sal, harina, vinagre, leña, ajo y cebolla, de lo que se deduce que estos serían los productos que se cultivaron y los animales que se criaron.
Esta parte del documento se transcribe:
“De mantequilla 300 panes y de vino 5 puçaaes y som por nuestra medida III pucaaes y huũ' almude y meo y de cebada diez carteros y suma por nuestra medida V moios y 5 algueires y hũ'a vaca y tres puercos VII carneros con el de alfeire y cuatro chivos y doscientos huevos y huũ' fanega de miel y huũ' fanega de sal y huũ fanega de harina y huũ fanega de vinagre y dos cargas de leña y dos ajos y dos cebollas y un poco de azafrán (sic) y por huũ' pimienta maravedil.”
En el siglo XVI, cinco puçaaes de vino equivalían a veinticinco almudes, es decir, seiscientos veinticinco litros, en una zona sin las condiciones mínimas para el cultivo de la vid, como sigue ocurriendo en la actualidad. Sin embargo, estas disposiciones llegaron a desaparecer y estos géneros fueron sustituidos por un impuesto único en metálico en tiempos de D. Dinis.
Se destaca el detalle del pan, la harina y los huevos. Como la cebada, el pan y la harina suponían la producción de cereales. Si tenemos en cuenta que son pocos los municipios que estarían obligados a pagar una cantidad tan grande de pan y huevos, esto será sinónimo de riqueza y enorme producción, quizás una de las mayores del Reino, según la opinión de João L. Inês Vaz. Será difícil explicar esta situación si tenemos en cuenta el contexto geográfico del municipio y la escasa accesibilidad. Quizás la explicación esté relacionada con la densidad de población resultante de la atribución del primer fuero a Manteigas, aspecto revelador del objetivo alcanzado por el 'monarca colono'.
En el Archivo Municipal de Manteigas, el documento más antiguo data de 1302 y hace referencia a un compromiso de deuda de los vecinos de Manteigas realizado por sus representantes. El 4 de diciembre de 1524 es la fecha del último pergamino, que corresponde a un Alvará de D. João III entregado a la villa de Manteigas convirtiéndola en merced de la 'Vedoria dos Panos' para siempre.
Además de estos testimonios, existe una serie de documentos bajo el título de 'recibos de pago del impuesto de cosecha', también conocido como 'cena' y 'stop', un impuesto inicialmente compuesto por bienes pero que con el tiempo fue sustituido por una aportación en efectivo, como ya sucedía en su momento en el caso de Manteigas.
En el Foral Novo de Manteigas hay una referencia a los impuestos que los vecinos debían pagar cada año. Entre otros, los residentes pagaban por año:
«Cincuenta mil cuatrocientos reales de cosecha que están montados en los ciento cincuenta libros en que estaban cotizados los dichos gentar cuando per El Rey dom denjs se cambiaron en los dichos ciento cincuenta libros los sesenta maraujdus douro porque en el primero tiempo que salvan la dicha cosecha foy poner pera que paga puede lanzar finta…”
En la frase 'por que na primeryra pouoaçam a said colheyta foy posta', hay que interpretarla como la primera vez que se pobló Manteigas o desde el inicio de su poblamiento, promovido por D. Sancho I -afirmación que revela la certeza de que el tenía el monarca sobre el pasado histórico de la villa, lo que también presupone que habría documentos en el sepulcro real que tendrían referencias a Manteigas.
También en un despacho de 1520 dado por D. Manuel I, a petición de los vecinos de Manteigas, hay indicios de la fundación de la villa:
«que los Reyes de estos Regnos antepasados, viendo como la dicha villa estaba despoblada por ser terreno muy esterilizado de mucho trabajo y estando situada en plena serra da estrella donde se temía asentar viviendas, concederán a los vecinos de dicha villa muchos privilegios...»
Ahora bien, la expresión 'se despobló dicha villa' no se refiere sólo a una aldea cuya población había desaparecido y fue repoblada, sino a la fundación de una aldea, una aldea, la sede de un municipio y la organización del territorio a partir de la punto de vista económico, fiscal, legal, entre otros.
Esta sentencia de 1520 es el documento demostrativo de la lucha por la preservación de los derechos de los habitantes de Manteigas. Es una orden de D.Manuel I que confirma el único privilegio de los vecinos de Manteigas que consta con seguridad en la antigua cédula de D. Sancho I.
El privilegio del que hablamos se refiere a la fruición de los hermanos pequeños. Los residentes podían usar los maninhos del condado sin pagar ningún impuesto, como dice la carta manuelina:
«No lea las manos a los vecinos de la dicha villa de las tierras solo que trabajen dentro de su límite porque lo que les fue dado por los antiguos propietarios lo confirma nuestra carta. Y asy por esta carta nuestra para siempre.”
Esta prebenda, que se remonta a la época del rey Sancho I, era una forma de atraer colonos a regiones despobladas, como la Serra da Estrela, con condiciones climáticas adversas tanto para el hombre como para la agricultura.
Como consecuencia de la reforma administrativa que tuvo lugar en 1896, el municipio fue extinguido el 26 de junio de ese año y adscrito a Guarda durante aproximadamente un año y medio, siendo restituido el 13 de enero de 1898. Por tal restauración, en tal un breve espacio de Al mismo tiempo, contribuyó mucho el protagonismo de Joaquim Pereira de Mattos, ilustre industrial de Manteigu, quien propuso adquirir y trasladar a Manteigas una importante unidad industrial de lanas con sede en Portalegre. Pero se habrían movido fuertes influencias en el sentido de que este traslado no se concretó y Joaquim de Mattos impuso como condición para abandonar la idea, que se restableciera nuevamente el municipio de Manteigas, lo que sucedió el 13 de enero de 1898.


La ruta aquí descrita, así como los tracks para GPS son orientativos. Queda bajo la responsabilidad de quien la realice, tomar las medidas de seguridad apropiadas para el itinerario, que dependerán tanto de las condiciones climatológicas, como de la preparación técnica y física de la persona que la lleve a cabo. Quede bien claro que todo lo indicado (track y comentarios) es a nivel informativo y sin ningún otro tipo de ánimo, eximiéndose el autor de responsabilidad alguna ante cualquier percance que pudiera sufrir quien por voluntad propia o inducida realice la actividad.

Waypoints

PictographWaypoint Altitude 2,485 ft
Photo ofComienzo Photo ofComienzo

Comienzo

PictographWaypoint Altitude 2,539 ft

Salida camino

PictographWaypoint Altitude 2,426 ft
Photo ofSubida Photo ofSubida Photo ofSubida

Subida

PictographWaypoint Altitude 2,201 ft
Photo ofRío Zézere Photo ofRío Zézere Photo ofRío Zézere

Río Zézere

PictographWaypoint Altitude 3,597 ft
Photo ofPozo del Infierno Photo ofPozo del Infierno Photo ofPozo del Infierno

Pozo del Infierno

PictographWaypoint Altitude 4,490 ft
Photo ofPista ancha Photo ofPista ancha Photo ofPista ancha

Pista ancha

PictographWaypoint Altitude 4,669 ft
Photo ofCamino Photo ofCamino Photo ofCamino

Camino

PictographWaypoint Altitude 4,669 ft
Photo ofCarretera y Área de descanso Photo ofCarretera y Área de descanso

Carretera y Área de descanso

PictographWaypoint Altitude 3,861 ft
Photo ofCamino estrecho

Camino estrecho

PictographWaypoint Altitude 3,531 ft

Puente

PictographWaypoint Altitude 3,237 ft
Photo ofCamino estrecho ascendente Photo ofCamino estrecho ascendente Photo ofCamino estrecho ascendente

Camino estrecho ascendente

PictographWaypoint Altitude 2,964 ft

Bajada técnica

PictographWaypoint Altitude 2,508 ft
Photo ofFinal Photo ofFinal

Final

PictographWaypoint Altitude 3,440 ft
Photo ofTramo no ciclable Photo ofTramo no ciclable

Tramo no ciclable

Comments  (5)

  • Photo of Prodissopsalis jimenezi
    Prodissopsalis jimenezi May 3, 2023

    I have followed this trail  View more

    Siempre apoyando los proyectos de mis hijos. Gracias por llevarme a tu lado.

  • Photo of egurau
    egurau May 3, 2023

    Y cuando dice "empujar la bici por una fuerte pendiente" quiere decir por una fuerte pendiente, en un sendero estrecho donde apenas caben bici y porteador , y revirado". Todo facilidades ! Con una bici pulmonar puede ser menos problemático. Con una eléctrica, dado su peso, la cosa se complica. Luego, merece la pena.

  • Photo of Prodissopsalis jimenezi
    Prodissopsalis jimenezi May 3, 2023

    Ese Eugenio, nos lo pasamos pico bien, eh?

  • Photo of egurau
    egurau May 3, 2023

    Lo pasamos muy bien! Aunque contigo ya se sabe q sin sufrimiento no hay redención ! 😂

  • Photo of Prodissopsalis jimenezi
    Prodissopsalis jimenezi May 3, 2023

    Anda, anda, que mucho te quejas pero repites una y otra vez. 😉

You can or this trail