Activity

Belmonte - Sortelha (Circular)

Download

Trail photos

Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular) Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular) Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular)

Author

Trail stats

Distance
26.1 mi
Elevation gain
2,572 ft
Technical difficulty
Moderate
Elevation loss
2,572 ft
Max elevation
2,496 ft
TrailRank 
71 5
Min elevation
1,512 ft
Trail type
Loop
Time
5 hours 2 minutes
Coordinates
12861
Uploaded
April 3, 2023
Recorded
April 2023
  • Rating

  •   5 1 review
Share
-
-
2,496 ft
1,512 ft
26.1 mi

near Belmonte, Castelo Branco (Portugal)

Viewed 109 times, downloaded 6 times

Trail photos

Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular) Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular) Photo ofBelmonte - Sortelha (Circular)

Itinerary description

CONSEJOS:
Esta ruta la realizamos junto con: https://es.wikiloc.com/rutas-bicicleta-electrica/penha-garcia-monsanto-idanha-la-velha-circular-130330503. Al hacerlas circulares es posible no tener que llevar alforjas. El punto de salida está ahí, porque coincide con el alojamiento, pero al tratarse de una ruta circular, el punto de partida puede ser cualquiera. Pasamos por pueblos que tienen fuentes. Recomiendo hacer la ruta en el mismo sentido que el descrito para poder hacer el descenso de Sortelha por el camino medieval (hacerlo de subida sería complicado). Si queréis ver Sortelha con calma, llevad un candado de bici y podréis atarla y moveros libremente. Hay que cruzar un arroyo metiendo los pies en el agua, si el día es frío llevad recambio, si hace calor, no es necesario (depende de los gustos de cada uno/a).

DESCRIPCIÓN:
Empezamos en Belmonte y aunque dejamos el coche muy cerca del Castillo, no pasaremos con la bici hasta la vuelta, para vez la Aldea Histórica con calma por la tarde después terminar la jornada.
Después de una bajada desde Belmonte rápidamente tomaremos pistas cómodas de tierra con dirección Este. No tendremos ningún contratiempo hasta el kilómetro 9’2, en donde el arroyo de Inguías nos obligará a meternos en el agua con la bicicleta encima hasta la rodilla. Después de esto, intercalamos tramos de pista de tierra con alguno de carretera, dirección Este, hasta llegar al pueblo de Sortelha. Desde aquí, con un cambio de rumbo primero hacia el Sur y posteriormente hacia el Oeste, ya vemos el castillo, donde echaremos un tiempo en visitarlo. Tanto el castillo como los alrededores merece la pena la parada. Continuamos la ruta dirección Oeste, por un divertido y técnica calzada medieval que pondrá a prueba nuestra habilidad en la bici. Pasamos por Azanha y después de un poco de carretera volvemos a tomar una pista que nos lleva hasta Inguías (km 31’1). Desde aquí, por pistas con las mismas características que las que llevamos recorriendo durante toda la jornada, llegamos al punto de inicio, y ya sin las bicis, visitaremos esta localidad.

En cualquier caso, como digo en otras rutas, teniendo el track en el teléfono o GPS, las descripciones están un poco de más.

SORTELHA:
Villa fortificada medieval, con carta foral concedida en 1228 por Sancho II, Sortelha fue hasta 1855 sede de un concelho que llegó a tener 261 km² de extensión y seis mil habitantes en 1849. Desde 1991 está incluida en el programa Aldeias históricas de Portugal. En su Viaje a Portugal, José Saramago describe evocativamente la villa:
Entrar en Sortelha es entrar en la Edad Media [...] Lo que da carácter medieval a este aglomerado es la enormidad de las murallas que lo rodean, su espesor, y también la dureza de la calzada, las calles empinadas, y, encaramada sobre piedras gigantescas, la ciudadela, último refugio de los sitiados, última y tal vez inútil esperanza.
Según algunas fuentes, el topónimo de Sortelha (en español, "Sortija") procede del juego medieval del mismo nombre, en el que los caballeros competían en introducir la punta de una lanza a través de un anillo de pedrería de alto valor simbólico.
En su patrimonio histórico-artístico destacan, además del Castillo, las murallas y el pelourinho, numerosos edificios medievales y del período manuelino, cuya conservación en su configuración original se vio favorecida por el progresivo desplazamiento de la población, una vez superadas las necesidades defensivas, hacia zonas más fértiles y menos accidentadas que el núcleo inicial.
Sortelha es una de las aldeas más bonitas y antiguas de las aldeas históricas de Portugal, si no fuera por algunos elementos actuales, podría parecer que hemos hecho un viaje en el tiempo, permanece prácticamente inalterada desde el renacimiento.
La villa se encuentra protegida por una muralla que forma un anillo defensivo, cuyo vigilante es un castillo del siglo XIII, deja tu coche fuera de la muralla, pasa bajo la puerta de entrada a la villa y déjate llevar por sus sinuosas calles empedradas. Cuando atravieses la puerta fíjate en las marcas en los sillares que la componen, eran las marcas de los canteros, estas marcas eran una forma de contabilizar su trabajo. Sortelha es en una ciudadela medieval de bonitos rincones donde no podrás dejar de hacer fotos, a tu paso, la picota manuelina, su iglesia renacentista o las sepulturas medievales.
La muralla que rodea Sortelha fue construida para su defensa, por lo que solían tener pocas puertas, incluso algunas de ellas eran falsas. En una de sus puertas hay unas marcas muy curiosas; En la jamba derecha de la Puerta Nueva están esculpidas dos medidas estándar: el codo (67 cm/3 palmos) y la vara (110 cm/5 palmos), que se utilizaban para estandarizar las medidas de los paños que se vendían en la feria.
Fue en el siglo XV cuando se construyó la Torre do Facho (antorcha), porque era en ella donde se quemaban para, mediante señales de humo, tener contacto con los otros castillos.
Las casas de Sortelha se han conservado prácticamente como en el siglo XVI, con marcos y puertas de piedra biselados, dinteles decorados, y algunas con ménsulas en los lados, que servían para colocar jarrones con flores. Actualmente en las casas que estaban abandonadas hay un proyecto de restauración con el objetivo de convertirlas en alojamientos rurales de calidad, por lo que cuando estén terminados, serán una bonita opción de alojamiento por la zona.
La calle principal de Sortelha es la Rua direita, porque unía dos de las puertas más importantes.
Ya fuera del recinto amurallado aún pueden verse los restos de la calzada medieval y las ruinas de la iglesia de la Misericordia. También conocida como Iglesia de Santa Rita o de San Juan, fue construida a principios del siglo XIV. Junto a ella puedes ver una increíble necrópolis con más de 130 sepulturas excavadas en la roca.

BELMONTE:

El municipio recibió la foral de Sancho I en 1199. Belmonte es la vecina de Covillana, a pesar de estar situados en el interior de Portugal están relacionados como pocas regiones portuguesas con los descubrimientos portugueses. Por ejemplo, el navegante y descubridor de Brasil en 1500, Pedro Álvares Cabral, nació en esta localidad.
La localidad tiene una importante comunidad judía sefardíque en su mayoría vino de España después de la orden de expulsión de los Reyes Católicos en 1492. Muchos la abandonaron posteriormente por otro decreto de expulsión esta vez de Manuel I aunque hubo una parte que decidió practicar la religión en secreto y aparentar la conversión al cristianismo pero en la realidad seguir profesando el judaísmo, esto les dio es apodo de «marranos».
Un pueblo de intrépidos navegantes, un pueblo de alma protectora: Belmonte es una villa de aroma medieval de grandes historias que vio nacer a una de las leyendas más importantes del descubrimiento de América y que acogió a cientos de judíos tras la orden de expulsión de los Reyes Católicos a finales del XV. Puerta de entrada del Parque natural de la Sierra de la Estrella, también es una localidad rodeada por cautivadora naturaleza. Acompáñanos en este viaje a la villa de Belmonte. Pedro Álvares Cabral, nacido en Belmonte hacia 1467, fue seleccionado en el 1500 para un viaje que cambiaría la historia de su país y del continente al otro lado del Atlántico. Pero la expedición de Álvares Cabral no pretendía, como otras de su época, descubrir nada, sino tan solo asentar una ruta comercial con la India.
El navegante belmontense seguiría inicialmente la ruta abierta por Vasco da Gama rodeando el cabo de Buena Esperanza en África, pero en algún momento del viaje se desvío de su ruta. ¿Fue un error de navegación? ¿Un intento de buscar mejores vientos para llegar al sur? ¿O fue una búsqueda consciente de tierras americanas que le correspondían a Portugal tras el Tratado de Tordesillas firmado con España en 1494? Sea como fuere, Álvares Cabral alcanzó las costas de América del Sur, el futuro Brasil.
Esta es la epopeya que narra el Museo de los Descubrimientos de Belmonte, nuestra primera parada en esta ruta por la localidad portuguesa. Ubicado en las casas que pertenecieron a la familia Cabral, se trata de un museo interactivo que narra toda la secuencia del viaje del navegante a la actual Brasil a lo largo de dos pisos y 16 salas.
El Museo de los Descubrimientos es tal vez el más icónico de Belmonte, pero no el único, ni mucho menos. De hecho, la Red de Museos de Belmonte es uno de sus principales atractivos sumando el Museo del Aceite, el Museo Judío, el EcoMuseo del Zêzere, el río que surca la zona occidental del pueblo, o el centro de interpretación de la iglesia de Santiago, nuestra siguiente parada en esta ruta por Belmonte.
Ubicada a 2 horas al oeste de Salamanca y a un tiempo similar de Coimbra, no se puede decir que Belmonte sea una localidad muy transitada desde España. Tal vez por ello, su descubrimiento es más seductor para al viajero. Pero no fue así en otro tiempo, cuando esta tierra de frontera estaba permanentemente en alerta por la irrupción de tropas enemigas.
Una de las primeras construcciones levantadas tras la recepción de la foral por parte del rey Sancho I en 1199 fue la iglesia de Santiago, cuyo origen data de mediados del siglo XIII. La piedra granítica que caracteriza la arquitectura popular de esta zona de la comunidad de Beiras y Sierra de la Estrella destaca la iglesia con una elegante sobriedad. Aunque en su interior lo más visitado sea el panteón de la familia Cabral donde también se hallan los restos del navegante.
Al lado de la iglesia de Santiago podemos disfrutar de otro de los iconos que nos recuerdan ese origen medieval de Belmonte: su castillo, el principal responsable de la defensa de este territorio desde el siglo XIII. Tras perder su función defensiva en el XV llegó a servir de residencia para la omnipresente familia Cabral ampliándose el interior con nuevas construcciones de orden de palaciego.
Desde lo alto del castillo, además, se tiene una fantástica panorámica de pueblo y el vecino Parque natural de la Sierra de la Estrella, la mayor área protegida de Portugal con sus 100.000 hectáreas y que es otra buena razón para acercarse a este zona del país vecino.
Antes de pasar a otro brillante capítulo de la historia belmontense, nos acercamos a la Iglesia Matriz de Belmonte, la principal del pueblo desde 1940, fecha de su construcción y que acoge en su interior la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza que habría acompañado a Álvares Cabral en su mítica travesía: no cabe duda de que Belmonte se siente algo más que orgulloso de su hijo pródigo.
Pocos años antes de que Álvares Cabral iniciara su travesía por el Atlántico, otro hecho marcó la historia de Belmonte. En las vecinas coronas de Castilla y Aragón, los Reyes Católicos firmaron el Edicto de Granada que confirmaba la expulsión de los judíos. La comunidad judía sefardí tuvo que abandonar sus hogares y emprender un nuevo éxodo que condujo a algunos hacia el oeste, hacia Portugal, donde diversas familias encontraron cobijo en Belmonte.
Pese a que Manuel I también decretó la expulsión de todos aquellos judíos que no se convirtieran al cristianismo, buena parte de la comunidad judía establecida en Belmonte se mantuvo presente en la localidad, la mayoría ejerciendo su credo en la clandestinidad.
Aunque tuvieron que sufrir la humillación de parte de los vecinos que los llamaban marranos —debían comer cerdo para fingir su nueva religión— en su mayor parte la comunidad judía de Belmonte resistió enriqueciendo la herencia cultural de la localidad.
Esa herencia judía de Belmonte puede comprenderse mejor gracias a la presencia de una sinagoga edificada en la década de los 90 al sur del castillo y que es frecuentada por las veintena de personas que forma actualmente la comunidad judía de la localidad portuguesa.
Así mismo, al norte de la Iglesia Matriz del pueblo se ubica el Museo Judío, abierto en 2005, el primer museo que presenta la historia del pueblo judío en Portugal haciendo especial hincapié en la llegada de aquellos primeros expulsados procedentes de diversos pueblos del este, al otro lado de la frontera.
Una frontera que hoy sigue existiendo en el mapa pero que ya ha sido derribada simbólicamente desde hace décadas. Gracias a pueblos de alma protectora como Belmonte, recordamos que, para los buenos viajeros, las fronteras están para cruzarlas.


La ruta aquí descrita, así como los tracks para GPS son orientativos. Queda bajo la responsabilidad de quien la realice, tomar las medidas de seguridad apropiadas para el itinerario, que dependerán tanto de las condiciones climatológicas, como de la preparación técnica y física de la persona que la lleve a cabo. Quede bien claro que todo lo indicado (track y comentarios) es a nivel informativo y sin ningún otro tipo de ánimo, eximiéndose el autor de responsabilidad alguna ante cualquier percance que pudiera sufrir quien por voluntad propia o inducida realice la actividad.

Waypoints

PictographWaypoint Altitude 1,952 ft
Photo ofComienzo Photo ofComienzo Photo ofComienzo

Comienzo

PictographWaypoint Altitude 1,527 ft
Photo ofCruce de río mojándose Photo ofCruce de río mojándose Photo ofCruce de río mojándose

Cruce de río mojándose

PictographWaypoint Altitude 2,413 ft
Photo ofSortelha Photo ofSortelha Photo ofSortelha

Sortelha

PictographWaypoint Altitude 2,494 ft
Photo ofCastillo de Sortelha Photo ofCastillo de Sortelha Photo ofCastillo de Sortelha

Castillo de Sortelha

PictographWaypoint Altitude 2,492 ft
Photo ofCalzada Medieval Photo ofCalzada Medieval Photo ofCalzada Medieval

Calzada Medieval

PictographWaypoint Altitude 1,835 ft

Azenha

PictographWaypoint Altitude 1,649 ft
Photo ofInguias Photo ofInguias Photo ofInguias

Inguias

PictographWaypoint Altitude 1,515 ft
Photo ofVía de Tren

Vía de Tren

PictographWaypoint Altitude 1,992 ft
Photo ofCastillo de Belmonte

Castillo de Belmonte

PictographWaypoint Altitude 1,951 ft
Photo ofLlegada

Llegada

Comments  (1)

  • Photo of Prodissopsalis jimenezi
    Prodissopsalis jimenezi May 2, 2023

    I have followed this trail  View more

    Siempre apoyando los proyectos de mis hijos. Gracias por llevarme a tu lado.

You can or this trail